22.8 C
Valledupar
miércoles, 12 junio, 2024

    Las manos emprendedoras de las “Hermanas Pobres de Santa Clara”

    El proceso nació con la bendición de Dios y se mantiene desde hace más de tres décadas.

    La orden de las “Hermanas Clarisas”, tuvo su origen en la inspiración que Dios infundió al Bienaventurado Francisco de Asís, Para vivir en la iglesia según la forma del santo evangelio. 
    Foto: Archivo particular

    La pandemia de coronavirus, ha desembocado una crisis económica y social en todo el mundo. Son tiempos difíciles, pero, la comunidad religiosa “Hermanas Pobres de Santa Clara”, de Valledupar, han dado un paso adelante, para hacer frente a esta emergencia sanitaria, mostrando sus facetas de gastronomía, vinicultura artesanal, costura, ornamentación y de restauración de imágenes.

    Un proceso emprendedor, que comenzó con la bendición de Dios, hace más de tres décadas, con una perspectiva más allá del factor comercial, enfocado a consolidar el autosostenimiento de la comunidad.

    Las religiosas, frente a esta emergencia sanitaria, han mostrado sus facetas de gastronomía, vinicultura artesanal, costura, ornamentación y de restauración de imágenes.
    Foto: Archivo particular

    “Nuestra vida, es el servicio, la entrega a Dios, viviendo el Santo Evangelio de Nuestro Señor Jesucristo. Oramos por la salvación de las almas, por la Santa Iglesia, por toda la comunidad. Pero, como necesitamos sostenernos económicamente, realizamos estas actividades de emprendimiento”, explica la hermana, María Gabriel.

    La iniciativa, también es respaldada por un grupo de fieles de la iglesia, personas solidarias, que se han ido sumando a esta dinámica, ayudándoles a distribuir sus productos, para cumplir de esta manera, con las metas establecidas.

    El “oxígeno” fervoroso que nace entre los muros de este monasterio, ha sido clave en el éxito de cada uno de sus productos.
    El “oxígeno” fervoroso que nace entre los muros de este monasterio, ha sido clave en el éxito de cada uno de sus productos.
    Foto: Archivo particular

    “Primero iniciamos con la panadería. Hace diez años, empezamos la costura, siete años después, la elaboración de vinos artesanales y la restauración de imágenes”, asegura la hermana.

    Con el curso de los años, esta actividad ha empezado a formar parte de la vida del monasterio del “Inmaculado corazón de María”, en el que conviven 24 religiosas, entre los 18 y 50 años de edad.

    “En realidad, este trabajo hace parte de nuestra vida en comunidad. Nos nutre, porque ha fortalecido la unidad fraternal, la convivencia diaria cada día es mejor”, destaca la religiosa.

    Así como amasan los pilares de la vida monástica, la fe, el amor, la esperanza, la alabanza y oración a Dios, también lo hacen con sus dones de repostería.
    Foto: Archivo particular

    Así como amasan los pilares de la vida monástica, la fe, el amor, la esperanza, la alabanza y oración a Dios, también lo hacen con sus dones de repostería, partiendo del “Milagro del pan”, donde predominan, deliciosas creaciones gastronómicas, como: Pan de sal, leche, queso, mantequilla, espinaca, yuca, integral, maíz, aliñado, bocadillo, bocadillo con queso, fruta cristalizada, ocañero,  galletas de coco, cruasanes, almojábanas y una gran variedad de tortas.

    Las tortas también ocupan un lugar especial en este proceso de emprendimiento.
    Las tortas también ocupan un lugar especial en este proceso de emprendimiento.
    Foto: Archivo particular

    Cada una de estas recetas, tienen sus propias indicaciones, son elaborados con productos de alta calidad, un trabajo laborioso que contribuyen al fortalecimiento de su obra, realizado en silencio en favor de los más necesitados.

    El pan de frutas, hace parte de estas
    El pan de frutas, hace parte de estas “Ricuras gastronómicas”, que han ido adquiriendo fama entre la población vallenata y sus alrededores.
    Foto: Archivo particular

    “Para poder realizar este trabajo, hemos recibido instrucciones. Todo lo colocamos en las manos del Señor. Nos esforzamos, para que estos productos de repostería se realicen con amor, tengan la acogida que tienen en este momento”, subraya complacida.

    Actualmente, estas “Ricuras gastronómicas”, han adquirido una merecida fama, a tal punto que han tenido que diversificar su esfuerzo, pues cada día, aumentan los pedidos entre sus clientes.

    Galletas de coco, también hacen parte de los productos que diariamente comercializan las religiosas con la bendición de Dios.
    Foto: Archivo particular

    “A raíz de la pandemia, surgieron algunas necesidades. Sin embargo, también encontramos en esta situación, una oportunidad para vender los productos de panadería con la ayuda generosa de nuestros fieles más cercanos. Esto, nos ha obligado a redoblar esfuerzos, a trasnochar para poder cumplir con la cantidad de pedidos que nos hacen”, recalca.

    El pan de bocadillo, otro de los productos que han sido bien acogidos por los clientes.
    El pan de bocadillo, otro de los productos que han sido bien acogidos por los clientes.
    Foto: Archivo particular

    Estas exquisitas delicateses, se compaginan, con los vinos artesanales de uva, manzana, pera, corozo, piña, maracuyá, ciruela, torombolo y flor de Jamaica, que también se han expandido entre la población vallenata.

    “Las metas han sobrepasado nuestras expectativas. Los ingresos recibidos han ido aumentando gracias al esfuerzo de nuestros fieles, porque antes realizábamos las ventas puerta a puerta”, precisa la monja.

    Las
    Las “Hemanas Clarisas”, también han venido realizando actividades para su autosostenimiento y para recaudar fondos para la construcción de gran parte del monasterio.
    Foto: Archivo particular

    La vida contemplativa y consagrada de las “Hermanas Pobres de Santa Clara”, también se palpa en las ornamentaciones, albas, casullas, manteles, paño humeral, cubre atriles, purificadores, roquetes, corporales, restauración de imágenes religiosas, pintura, todo elaborado con el carácter delicado de cada una de ellas.

    “La gente de nuestra ciudad y los alrededores, han sido muy buenas con nosotras. Nos apoyan siempre, eso es una bendición”, dice.

    El “oxígeno” fervoroso que nace entre los muros de este monasterio, ha sido clave en el éxito de cada uno de sus productos, un proyecto de emprendimiento que ha florecido a lo largo de estos años, a pesar de estos momentos de crisis, donde cada una de ellas, vuelca la esperanza para sobrellevar estas medidas de confinamiento.

    “Esta situación, ha cambiado el ritmo de nuestras labores, pero para nosotras el fin es el mismo: Servir a los demás con amor, nuestras actividades, es un signo de fe, de esperanza, de entrega en medio de esta crisis humanitaria que estamos viviendo” afirma convencida la hermana.

    Reciba desde Google News las mejores noticias de News Caribe

    Compartir articulo

    NOTICIAS RELACIONADAS

    Valledupar
    lluvia ligera
    22.8 ° C
    22.8 °
    22.8 °
    100 %
    2.1kmh
    40 %
    Jue
    31 °
    Vie
    32 °
    Sáb
    29 °
    Dom
    27 °
    Lun
    25 °
    error: El contenido está protegido!!