back to top
23.9 C
Valledupar
martes, 16 julio, 2024

    Fiscalía pedirá perdón al periodista vallenato Enrique Camargo Plata

    Al comunicador le imputaron el delito de fabricación, tráfico, porte de armas de fuego.

    El comunicador, apresado, encarcelado y torturado, es inocente. FOTO: archivo particular
    El comunicador, apresado, encarcelado y torturado, es inocente.
     FOTO: archivo particular

    Ludys Ovalle Jácome
    Especial para El Tiempo
    Valledupar

    Tras un fallo del Consejo de Estado, la Fiscalía General de la Nación deberá pedir perdón al periodista vallenato Enrique Camargo Plata.

    Los hechos se remontan al 21 de noviembre de 2007 cuando el comunicador social, ejercía como director de La Tribuna del Cesar, noticiero de Radio Guatapurí de Valledupar.

    Durante la emisión de ese día, Camargo Plata denunció el manejo irregular de la gasolina de contrabando en Río Seco, corregimiento de la capital del Cesar.

    Pretendían matarme como falso positivo. Encañonaron al dueño de la camioneta donde me desplazaba, al trabajador de la finca y yo me tiré del carro

    “La comunidad reclamó porque la policía los atropelló y le pegó a un muchacho con discapacidad. La gente aseguró que era por el negocio de la gasolina y no querían pagarles coima a las autoridades”, relató Camargo Plata.

    Tres días después de este suceso informativo, el periodista se desplazó con su hijo de siete años a una finca familiar localizada en ese corregimiento, donde fue interceptado por varios uniformados.

    “Pretendían matarme como falso positivo. Encañonaron al dueño de la camioneta donde me desplazaba, al trabajador de la finca y yo me tiré del carro”, comentó el periodista.

    La comunidad reclamó porque la policía los atropelló y le pegó a un muchacho con discapacidad. La gente aseguró que era por el negocio de la gasolina y no querían pagarles coima a las autoridades

    Agrega además que: “Uno de los policías me llevó como a 300 metros. Cuando me estaba insultando y me iba a fusilar, mi hijo agarró al uniformado. Le escuché a uno de ellos, que no podían justificar bajas de menores”, recalcó Camargo.

    Horas después, el periodista fue trasladado a la estación de policía de Badillo, corregimiento de Valledupar, donde fue acusado de portar armas de fuego.

    “La policía dijo que aparecieron unas armas en el vehículo donde me movilizaba, alegaron que era de mi propiedad. Ese carro no era mío y tampoco lo conducía. Sin elementos probatorios la policía me detuvo”, subrayó.

    Pretendían matarme como falso positivo. Encañonaron al dueño de la camioneta donde me desplazaba, al trabajador de la finca y yo me tiré del carro

    Tras estos hechos, la fiscalía le imputó al periodista, el delito de fabricación, tráfico, porte de armas de fuego o municiones.

    ‘A pesar de que no existía ninguna prueba que acreditara que se encontraba desarrollando alguno de los verbos rectores de este delito’, resalta el fallo.

    Por este supuesto delito, el comunicador social sostiene que fue apresado, encarcelado y torturado.

    “La policía me mantuvo en un calabozo donde no me permitieron tomar agua durante dos días. Allí había unos detenidos y pretendían que me golpearan. Luego me llevaron a la cárcel Judicial”, puntualiza.

    Luego de una batalla judicial y jurídica de doce años, se demostró, que el vehículo donde se desplazaba el comunicador y las supuestas armas encontradas en el mismo automotor, no eran de su propiedad.

    “Por otra parte, en el vehículo se transportaban varias personas, entre ellas, su propietario, no obstante, ninguna de ellas fue señalada de cometer el ilícito, lo que era indicativo de una falta de objetividad en la investigación”, reza el fallo.

    La policía dijo que aparecieron armas en el vehículo donde me movilizaba, alegaron que era de mi propiedad. Ese carro no era mío y tampoco lo conducía. Sin elementos probatorios la policía me detuvo

    Hoy, la Sala observa que en el proceso penal no se demostró que Enrique Camargo portara ilegalmente armas de fuego o municiones, por lo que, en aplicación del principio de in dubio pro reo, fue exonerado de responsabilidad penal.

    Lo anterior significa que el Estado nunca desvirtuó la presunción de inocencia del procesado.

    Por lo tanto, la Sala declarará la responsabilidad del Estado por la privación injusta de la libertad del demandante, al encontrar que le ocasionó un daño particular y grave que se tornó antijurídico por la imposibilidad que surgió dentro del proceso de justificar definitivamente la restricción de su derecho a la libertad.

    Fuente informativa: 
    eltiempo.com

    Compartir articulo


    sayco

    NOTICIAS RELACIONADAS

    Valledupar
    nubes dispersas
    23.9 ° C
    23.9 °
    23.9 °
    72 %
    3.4kmh
    42 %
    Mar
    36 °
    Mié
    31 °
    Jue
    32 °
    Vie
    32 °
    Sáb
    33 °
    error: El contenido está protegido!!